Como todo buen invento, hay una patente detrás. Y la plantilla Pyramid Liner no iba a ser una excepción.

La propuesta de patente fue presentado en el año 1987 y publicada la solicitud en 1988. En ella se expresa la descripción del invento y un esquema gráfico del mismo.